jueves, 21 de agosto de 2008

LA CAPACIDAD DE AMAR "Eduard Punset".

Visitando el Blog del maestro Eduard Punset me he topado con este artículo que me gustaria compartir con vosotros:

"En la Universidad de Harvard, entre otros centros mundiales de reflexión, incluida una multinacional que cuenta con uno de los mejores equipos de investigación de mercados, se están dedicando recursos y esfuerzos al estudio de la felicidad. Gracias a estos trabajos sabemos ya cosas tan evidentes como que el nivel de renta o incluso la salud no son los factores externos que más inciden sobre los niveles de felicidad. Son las relaciones personales el factor determinante. Lo que no se ha estudiado suficientemente, todavía, es la dimensión de “la capacidad de amar” que tiene un peso agobiante en las relaciones personales.

Participo en el estudio sobre esa cuestión iniciado por la multinacional aludida que un día se conocerá en detalle. Entretanto me gustaría contrastar aquí nuestras ideas sobre los distintos factores que inciden sobre la dimensión de la capacidad de amar. Ahí van mis sugerencias iniciales. Podríamos pensar en tres grandes conceptos:


1) El apego familiar. En experimentos efectuados con ratitas, los retoños a los que se expresa el afecto materno mediante lametones crecen con mayor autoestima y seguridad en sí mismos que los dejados a su suerte. El entorno familiar inicial y consiguiente apego o desapego implica que se pasará al siguiente entorno –el de la escuela-, con ganas de profundizar en el conocimiento y curiosidad de los demás. Si este segundo entorno prolonga lo desarrollado en el primero se pasará al tercero y definitivo –la conquista del amor del resto del mundo, según William James-, con ánimo de seguir explorando relaciones, con predisposición al rechazo o, en el peor de los casos, con ánimo de destruir el mundo que nos rodea.

2) La inversión parental, representada por la fusión amorosa primero, la construcción del nido después –incluida los hijos, hipoteca y relaciones laborales- y, por último, la definición de los ámbitos de libertad respectivos de la pareja.

3) El tercer gran concepto involucrado en la capacidad de amar vendría dado por la resistencia de los materiales y metabolismo biológicos tanto de tipo hormonal como cerebral.

Esos son los mimbres con los que se construye la capacidad de amar de un individuo. ¿O es que hay otros?"

3 comentarios:

Manuel dijo...

Jejeje, por eso estamos todos tan perjudicados...están las familias "echás a perder". Como dice mi marido, todas unos nidos de neurosis.

Anónimo dijo...

Pues no te lo vas a creer Mª Carmen, pero estas vacaciones me he comprado varios libros, entre los que destaco el ultimo de Paul Preston sobre Franco (buenísimo donde los haya), “Por qué no podemos ser cristianos y menos aun catolicos” de Piergiorgio Odifreddi y “el viaje al amor” de Eduardo Punset. Ya te contaré que tal, todavía estoy por el segundo libro que pinta muy bien.

Sepulcre

MªCarmen González Vidal dijo...

Hola Sepulcre! Muchas gracias por comentar en mi blog, tomo nota del libro de Preston y será el próximo que lea, me alegro de haberte conocido y espero que mantengamos una asidua relación blogguera.
Un saludo